dimarts, 24 de juny de 2008

Nota triste

Con profunda tristeza, informamos de la muerte de nuestro hermano, poeta y colaborador del Llop Ferotge, Julio Acuña Agüero, producida el jueves 19 de junio de 2008.

Nacido en Costa Rica en 1973, muchos pudieron conocerlo en los meses que compartió con nosotros (entre noviembre de 2007 y marzo de 2008) tanto en Girona como Barcelona, en veladas inolvidables, paseos por el Barrio Viejo, fiestas y diversiones, incluida una Nit Poética en el bar Lateral, donde recitó sus poemas y conquistó nuestros corazones, por su manera de ser, franca, optimista, alegre y generosa; por su conciencia social, su pasión por el arte y las letras, y por ese contagioso entusiasmo vital que el poeta derrochaba en todos los sentidos.

Los poetas y artistas de Costa Rica están consternados por esta pérdida. También lo están la familia y amigos de Julio Acuña. Los acompañamos en el dolor. A Julio lo recordaremos como un inspirado poeta, gran compañero, agudo periodista, y un gran dinamizador cultural, especialmente en los ámbitos de la divulgación cinematográfica y prensa social. Su pasión por la justicia y el destino de los más desfavorecidos, le movió, entre otras cosas, a fundar una revista para que los inmigrantes instalados en Costa Rica (nicaragüenses y salvadoreños, entre ot otros) tuvieran un medio de comunicación y expresión de sus inquietudes y problemas.

Como poeta, Julio Acuña publicó "Ontología menor" (Ed. Andrómeda, 2006) y poemas suyos están escampados en diversas revistas y en tres antologías de poesía latinoamericanas. También es autor de "Museo de Espejos", con fragmentos del cual inició su colaboración en Llop Ferotge, en el número 4 (junio 2007), y que será publicado próximamente en Girona por Editorial Quadrivium. Lo último de su producción es la plaquette "Refugio del Gótico", cuyos poemas dan cuenta de su reciente estancia en Girona y Barcelona, y la cual pronto publicaremos en nuestra revista.

Ahora los dejamos con una muestra de su poesía: juzgad por vosotros mismos...

DELMIRA AGUSTINI

"...tu llave de oro cantó en mi cerradura". Fagot, refugio, hechizo.
Como a esos poetas que nada podían, anterior e incomprendido,
el arte se complace en tu sillón oscuro.
Pero ahora por fin tu amante ha llegado;
su proximidad te va consumiendo la tela, la piel.
Las visitas marcadas por la lluvia. Después los peldaños con su nostalgia.
No te extrañe que no suba. ¡Encanta ya tu serpiente! Es preferible escapar.
Entre tus ojos, un ser mitológico lo inventa todo:
los diamantes y los libros, el terciopelo y el ansia.
Fecunda esa ausencia y mira cómo el arte urde su blasfemia y le abofetea.
El sillón oscuro se repite como alegoría y defensa interminable.
Tu sujetador hacia la nada escucha otra llave de oro.
Te secuestro ese espíritu esta noche, tan libre de dioses y hombres.

ELOGIO DE ROTTERDAM

Se va solo al baño. A los teléfonos públicos. Al micrófono.
La lluvia también abandona estos meses.
Agujereo mi almohada con los besos que no quise.
Me alegro porque la estufa está bien,
perfumo los calcetines y al contrario que Hikmet,
sueño una mujer gigante que se enamora de un hombre pequeñito.
Salgo y trato de tomarme algo en cada bar, en esa esquina,
en esa espalda, en esa voz que se la traga la seda y el terciopelo.
Salgo y camino con el maniquí abandonado en la vitrina.

(De "Museo de Espejos")

EN FIN

Vidas que hacen pensar
en quien mira los gatos:
la danza de la gata y la hija
o su reposo.
Basura por ahí,
atribuible al vecino
y éste al vecino;
no pensar en ir a caminar,
naufragar en lastimadas
nubes de zinc: En fin...
para tomar una foto
y verla hasta morir.

¿PODRÁ ESA MANO?
(A Alfredo Trejos, por su poema)

Tan significativa la mirada de un poeta
como para suscitar poemas.
El tiempo no detuvo su marcha
desde aquellos años
en que una mano ayudaba al poder:
Los verdugos han ocultado sus listas.
Cualquiera que teme
estar ahí, será salvo.
Pululan nombres secretos.
(No incluyen este vacío sobre
el que nadie dejará caer su odio)
Verdugos ascienden
aparentando un vuelo
pero los poemas suceden
y no temen por sus vidas.

SOBRE NO SER BECADO PARA ESCRIBIR
(A Rolando Rivera Sánchez, 1963-1995)

El poeta sin vino,
sin piano con calle;
toda una vida enfermo,
como diría mi madre,
acertando en algunas fugas
con rostros expresivos.
El poeta como el pueblo,
ayer mismo tirado
como la fuente,
permitiendo
que el agua
salte
y alegre
un poco
al paseante,
contagiado como el pueblo.


INDIGENTES

Sobre el estrecho borde de concreto
recién invadido por diminutas plantas,
descansan de la noche.
¡Sea hoy su casa mi mirada!


PERFIL

¿Es ésta
la luz preciosa
de la infancia?


DE LA MESERA

Bonito el arete
en la nariz,
la nariz,
la nariz que baja
hasta el labio;
bonito el arete
en el labio,
el labio,
el labio que cubre
la lengua;
bonito el arete
en la lengua,
la lengua,
sus bestias.

De "Ontología menor"

3 comentaris:

Esteban U. ha dit...

La partida de Julio ha sido como un mazazo en el pecho. Éramos, duele usar este tiempo verbal, amigos desde 1989, en un taller literario, y desde entonces sorprendía su conexión mágica con la poesía, los recovecos del lenguaje que siguió encontrando, desarrollando lentamente todos estos años. Algo mío ha quedado oscurecido para siempre. Gracias amigos de El Llop Ferotge. (Esteban Ureña)

Anònim ha dit...

Querido Esteban
Nos duele la muerte de Julio, el peso en el alma de una ausencia tan luminosa...pero esperamos con todo nuestro amor y cariño, que el tiempo y la poesía se encarguen de iluminar tu tristeza, hermano. Por lo menos lucharemos para que el legado poético y humano de Julio Acuña no s epierda, sino que sea una luz que nos señale a muchos el camino para seguir trabajando pior un mundo mejor, más justo y más bello.

Maga Despistada ha dit...

Pero su obra perdurará, y nosotros gozaremos en ella. La vida de un poeta no acaba cuando muere.

Un abrazo enorme, comparto vuestro dolor.