dimarts, 30 de juny de 2009

Marcos Lifsichtz, dos poemas

-->

-->LA JOVEN LOBA
(a Alejandra Pizarnik)
Ella despedaza las sombras
Con su risa clara


Ella sacude de su pelo
Los excesos civilizatorios


Ella acuchilla la tristeza
Mientras baila desnuda


Ella le devuelve al día
Luz y razón de seda


Ella juega al escondite
Con la muerte traidora
Ella no tiene tiempo
Para perder en horas fugaces


El aullido de la joven loba
Cruza el bosque nocturno


Ella sabe que no puede fallar
En su primera cacería


El alimento para su amor
Es ese lobito esbelto y solitario


Que acaricia el vértigo
Del encuentro primordial
De los cuerpos


Ella
Se abre muda
En la vieja ventana
Donde celosa
Guarda su misterio.




DESAPARECIDOS
(a Urubú)
Desaparecen los padres
Desaparecen los hijos
Desaparecen los nietos
Hasta las madres desaparecen
Desaparecen los compañeros
Desaparecen los amigos
Desaparecen los vecinos
Hasta las novias desaparecen
Desaparecen los estudiantes
Desaparecen los laburantes
Desaparecen los comediantes
Hasta las maestras desaparecen
Desapareció el sol
Desapareció hasta la luna
Despareció hasta la cuna
Hasta el sueño desapareció
Ellos amaron y lucharon
Por eso se los llevaron
Y se quedó el odio
Se quedó el miedo
Se quedó la angustia
La muerte se quedó
Con treinta mil nombres
Con treinta mil siluetas
Con treinta mil mundos
Mundos nuevos


Secuestrados
Torturados
Fusilados
Desaparecidos…



2 comentaris:

Edu Sivori ha dit...

Tenia que ser Marcos quien me devolviera a la realidad con éste bellísimo poema, con éste necesario y militante poema, con éste combativo y de temática más actual que nunca ayer, hoy y mañana también. Gracias hermano, soy de allí, de esa tierra llamada Realidad y a la que pocos tantos como vos, yo y ellos, se atreven a poblar. Hay que combatir a la irrealidad de la vida cotidiana y en eso estamos, no lo dudes!!! Hay 30.000 razones para seguir luchando. Un abrazo, EDU

Marcelo Lifsichtz ha dit...

Excelentes,crudas y emotivas estrofas para describir lo que vivimos esos años.
Ellos amaron y lucharon por eso se los llevaron... una síntesis reveladora.