diumenge, 30 d’agost de 2009

Felipe Granados (1976-2009)


El pasado 26 de agosto, Felipe Granados, poeta costarricense, dejó el territorio de los sentidos para adentrarse en la piel de la memoria.

A pesar del dolor de esta pérdida, seguiremos pensando y escuchando a aquel poeta sordo que nunca callará.

M.S.
One bourbon, one scotch, one beer

Te lloré‚ borracho,
como se debe llorar
para que sea genuino.

Te lloré‚ borracho.

Recorrí la ciudad
con ganas enormes
de no llevar mi nombre
sólo para que no me tocara
esta tristeza.

Te lloré‚
caído en los caños
como un li-po cualquiera
Supe entonces
que a veces la luna
se ve mejor desde la alcantarilla.

Te lloré‚
en un auto de la policía:
es la primera vez
que encierran a un fulano
por el delito menor de la nostalgia.

Te lloré‚ borracho
y en mi delirium tremens
yo creía
que todos los borrachos
te lloraban.

Porque yo no he venido aquí a hacer dormir a nadie

Me piden poemas suaves con caricia a la amante y besos por doquier. Me piden canciones que resulten ser apologías del Bien y otras miserias. Me piden que sea pulcro y no diga a la mierda. Me piden muchas cosas. Me piden el olvido como forma de reconciliarme con el mundo. Me piden que no aburra con mi queja perenne la gran fiesta de todos. Que no piense en los días malos del Hombre. Que olvide a aquel muchacho que fue muerto en un parque. Que deje para después mi grito de poeta malcriado y nauseabundo. Me piden que dimita de mi reino del odio y que no escriba desde el borracho insigne que me puebla. Me piden muchas cosas. Ninguna con sentido.

Ahora que he escuchado todo lo que me piden, me voy a dar vuelta sin pronunciar palabra para dejarlos pensando en aquel poeta sordo que nunca se callaba.

Escucho

Escucho
Ruido de caballos
Que huyen de la lluvia

Me iré con ellos,

(Los textos pertenecen al poemario Soundtrack, Editorial Perro Azul, Costa Rica.) El retrato del poeta es obra de Cecil Gaspar.

1 comentari:

Jorge ha dit...

Ánimos Meritxell!!
Comparto tu dolor por esta nueva pérdida. Qué gran poeta ha partido...! Me han sorprendido estos versos, intensos, bellos y desgarrados... Salud, allí donde quiera que estés, Felipe!

Gracias Meritxell, por compartir esto con todos nosotros, y saludos a nuestros compañeros y amigos en Costa Rica.

JM