divendres, 6 de desembre de 2013

Floresta de tus ojos, un poema de Albert Compte

Quémome las pestañas en libros insurrectos,
apócrifos, mohosos,
en actos cutrefactos hártome de la madre de los muertos,
aléjome de los vivos medio muertos, bendije al dios de los cuervos,
me volví huevo prehistórico en un paisaje sin dunas amarillo,
azotado por el siroco...

Enciérrome en las mazmorras de la soledad
a pan blando y vino tinto, y en la vastedad
de mis naderías mentales, me monté catedrales y castillos,
anduve los salones de los desheredados y de los proscritos.
Batíme en duelos semánticos, en torrentes florales de palabras,
en aldeas de palabras, las palabras entraban por las gateras
con las vocales inhiestas y maullantes, se hicieron
fuertes y gatunas en la despensa, atascaron de enes los lavabos...

Harto ya de palabras, sólo me restaba
el ruido de cañerías, el olvido de mí mismo
y la alborada.
Hasta tu risa bendita, no hubo otro bálsamo
ni razón ninguna para empujar el sol hasta la luna.

Ya no quise huir, ángel varado en la floresta.

Albert Compte (1960-2007)
del libro inédito Atardecer lluviado
25 de agosto de 2005
De este autor, hemos publicado Locus Evelinus, nº6 de nuestra colección.