divendres, 24 d’abril de 2009

¿Quieren más poesía?

Dedicado a Antonín Artaud
ropa para embarazada
sitio para aparcar
embriagues que no patinen
una tarjeta Gold
dentífrico en el culo para calmar hemorroides patrias

odio a la humanidad
odio el bricollage,
odio las instrucciones y los prospectos de todas las cosas
poéticas aristotélicas
odio la ley y al mismo tiempo amo estoico, masoquista el vuelo triunfal de
una cebolla pegándome en la mandíbula,
impronta del amor pasional de mi mujer encinta
de un posible revolucionario más

me fastidian las parejas que nunca discuten
que tiran del carro con su hijo cual si fuera el del supermercado
repleto de escorpiones de oferta,
de cacharros de PVC que nunca usarán
como aquel irritante PACK de infinitesimales porquerías para el cuidado del hogar.

Amo unir con un hilo dos latas de conservas vacías
como hace Brecht genialmente marcando la distancia exacta entre el actor y su público
ostranenie de los formalistas rusos,
miren como llora la de la quinta fila
cuando la actriz le clava la espada en el estómago a su amante

y todos sabemos en todo momento
menos en ese momento
que la espada es de madera

todos tomamos el sol de Stanislavsky

pero tranquila mujercita de Hamelin
aplicaré la autocensura
para no agarrarte por detrás de la cintura
en caminatas absurdas por senderos livullmanianos
que no conducen a otras partes que no sean la violación de todas las normas
de todas las ratas escapando por doquier

¿Quieren más poesía?

mi amiga Montse juega a ser ciega como los niños
pero no es niña
practica porque en menos de un año
ya no podrá mirar la sonrisa de su nieta

¿y cómo le cuento mi brillante idea de comprarse ahora un perro lazarillo
para conocerle la cara y guardar por siempre la imagen del can que guiará su vida entre las penumbras de las penumbras?


caen cuatro gotas
se desbordan los ríos como se desbordan las tetas de la blusa de esa tía que está de muerte…
es madre me advierten
mientras ella sonríe y desabrocha otro botón

como la gaviota que cruzaba y cruzaba cada mañana
antes de ir a trabajar
ella tampoco me quiere enfrentar
es un compromiso muy grande me dijo
es solo tu aval le dije pero fue en vano
hubiera sido mas fácil asaltar ese maldito banco
con el taladro y las herramientas que me prestó la Nelia
para fabricar la cuna de mi hijo

tus cuentas están en rojo dice el ordenador
a mi también me salta el rojo –dije-
saldré con la fregona a fregar la muralla romana o carolingia
de punta a punta hilvanaré los cuarenta años de mi vida hasta que me espante Lepret al llegar al jardín de los alemanes y si tengo suerte Pablito hará repicar las campanas de la Catedral espantando a la jorobada criatura, a los dracs y sargantanas y a las mismísimas moscas de Sant Narcise.

o al hombre atorado en un sillón de ruedas, pelicano bastardo que retuerce la toalla arrastrando a todo el mundo al vacío de los vacíos, incluyendo en esa inercia cipaya las vísceras de la santa que empujaba su vida.

Se perdieron todos los valores, diré
Hablas como un viejo, me dirán

es que Girona ya parece Sarajevo, Irák, bombardeadas por
dolores de garganta y oído… por los pozos de las obras en construcción
¿construcción? Si ya van por la tercera napa y ni una gota de agua…
comentarán las chafarderas de turno

hace mucho frío y la humedad no frena el avance inmobiliario,
las grúas parecen dinosaurios invadiendo la ciudad
los inmigrantes todos contentos ante tanto bicharraco suelto,
cuantos más pozos y bicharracos, más faena.

las manos en los bolsillos ante tanta madre suelta y cuellito levantado a lo Bogart, a lo Capote, bombona de butano a punto de explotar como Pepe, el parracaire de las Ramblas a quien también lograron domesticar…

es que ya nos sos más mi Pepe, ahora te llaman Peter porque comes y dormís en “La Sopa”…
ya no bebes ni cantas operas por las calles,
ya las chicas no tienen al único hombre que las acosaba
que les decía aquellas cositas sueltas que sus oídos necesitaban escuchar
para sentirse mujeres plenas,
poseídas de alguna extraña manera por esa magia callejera que tenía aquel hombre atrapado por el alcohol

ahora siquiera sus novios y maridos –pobres ilusos- pueden atribuirse el triunfo a la hora del furioso orgasmo.

¿Quieren más poesía?

quieren que les cuente entonces que tomé prestado del hospital donde trabajo
un bisturí marrano con cual cortar las venas más gruesas cuando arribe la carta a La Talleda advirtiendo que no encajo en ningún sistema, al igual que Rimbaud o el Conde de Lautréamont.

que escabullí contento como el Fantasma de Canterville entre los árboles de tan espectacular Parque Hospitalario y qué hermosa variedad de árboles de navidad… pero si es un verdadero Jardín Botánico entre tanta locura diagnosticada y clasificada según el versículo DSM IV de la Biblia de la Santa Iglesia de la Psiquiatría Moderna.

igual que cuando estoy contento, acaricio a los cachorros de la Rada
me silbo un tanguito,
puedo encontrar mi lugar de homenaje para clavar diminuta daga sagrada,
pezón erecto entre las almejas húmedas de la humanidad.

Patria haraquiri al pie de aquella Alzina centenaria…

La misma que escogió un interno años atrás para colgarse de su cuarta rama con la cinta de sujeción que lo condenaba a vivir la vida eternamente postrado en su cama,
tampoco encajaba en el sistema de los sistemas y ese día voló y yo, absolutamente psicótico –enjamaicado y ashahuascado- recordé en aquel botánico instante:

Citroën 2 caballos del ’68, azul,
también arrojaba adoquines con fuerza al sacar a pasear a los pibitos de la Villa Soldati para que no aspiraran tanto pegamento, tantas ganas de recibir amor, balas policiales…

La simpática Tortuga Dartagnan, al ataque,
en mi infancia saserila,
pantalla en blanco y negro, tubo catódico de rayos, olvidando tomar la medicación para no olvidar aquel televisor gigante de madera-caoba,
mamá-tigresa obligando a sus tres tigritos a sentarse frente al chupete electrónico,
ver al hombre pisando la luna, clavando en tierra extraterrestre la bandera de las pestes y las maldiciones del mundo hasta nuestros días.
“Apolo XI” de los Estados Unidos de América VS: la pobre válvula “6DQ6” de mi papá electricista, opacando el brillo de nuestra felicidad,
metiéndole gas a la sintonía fina con fuerzas desmedidas como siempre

Atenti maestro,
nunca desfallecer,
esperar un momento,
mi viejo tiene buenos amigos en “Titanes en el Ring”
cuidate Yanki hijo de puta, que si te agarra el armenio Martín Karadagián te hará “el cortito” y te irás llorando con toda la pesca, como cuando te hiciste el canchero en Vietnam.

¿Quieren más poesía?

¿Quieren mi confesión?
voy sufriendo por la vida porque dudé que el hombre haya pisado la luna jamás.
sufro ahora porque dudo que en Irak haya armas químicas
pido a los dioses del Olimpo por los integrantes de la célula terrorista de Banyotes
que devuelvan el detergente expropiado a sus mujeres

Viva Sebastián Sallellas, Viva Marx, Viva aquel niñito terminal de la novena planta
Nosocomial moda de otoño-invierno

¡Y qué hacés tu aquí, loca de mierda!, te volviste a escapar y encima pretendes robarme el lugar, éste árbol lo ví primero… vamos, vamos, volvete a tu unidad que este puesto es mío, anda apurate que ahí llega el carro de la comida

¿Quieren más poesía?

Agarrate bien fuerte, el vecino de arriba me quiso pegar porque decidí no hablarle nunca más, pelicano palangana de mierda, violento disfrazado de monje budista
Digeridoo barato, de mercadillo
pobre esclavo de sus frustraciones, de sus elecciones no elegidas, de querer ser Sívori y no llegarle siquiera a sus talones, pobrecito, un Salieri más dando vueltas como poseso por un mundo que su cobardía tarambana todavía no atrevió a elegir

yo no quiero ser Mozart
yo no quiero tu plaza
yo no quiero tu mujer
yo no quiero tus propiedades
yo sólo quiero sentarme a tomar unos mates
en el jardín de casa y escuchar tu historia

¿Quieren más poesía?

escuchar como martirio mis noches
leyendo con mi vista casi ciega como la de Montse
intrépidas narraciones,
borgianas, cortazarianas, arltianas y ahora como si fuera poco, también Hanafianas

quieren saber como juego en peleas intestinas con mi pene erecto salpicando la imagen cerebral de ella y de ella también y de aquella y aquella también… cuan furioso rinoceronte blanco luchando contra las dictaduras del mundo

Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Una mujer duerme en cinta en la cama de al lado
dos corazones laten

voy acabando ya con ésta historia,
mi amiga Marriana, psicóloga lacaniana ella, toda bonita ella, como rosarina intérprete de mis delirios bajo sombrero,
seguramente buscará alternativas para distraerme y hacerme recordar que aún sigo vivo…

Shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

estaba escrito que iba a suceder
no apaguen las luces todavía
no tapen mi rostro con la sábana blanca
el poema aún no concluyó

estoy triste como habrán notado
jactándome a la vez de conocer muy bien a mi público

sabía que aplaudirían antes del final
sabía que el aplauso seria parte del show
acuarelas de colores
que caerían fritos en la trampa tendida para públicos
sivorianos
fusiles de nicotina mal apagados en un cenicero literario

no preocuparse por mi espanto
marcharé a tomar unos tragos
con el amigo cómplice de tan pícara engañifa

el poeta tan solo necesitaba divertirse un poco
una mano calurosa en su espalda

por eso amigos, ésta noche,
no más poesía…
Edu Sívori

6 comentaris:

Anònim ha dit...

Grande Edu Sívori...!

EDU ha dit...

Me resulta muy grato y halagador (entiendase un reconocimiento por mi faena como trabajador de la poesia), el ver publicado el poema de mi autoria "Quieren más poesia?". Agradezco al director y a su equipo editorial, haber reparado en mi poesia nuevamente, en tiempos en que todos dicen todo y todos parecen entender todo. Yo no entiendo nada. Solo puedo ratificar la veracidad de los hechos que se describen mediante comentarios de alguna gente mediocre vinculada al mundillo del arte y la poesia, acerca de que "el Sívori" se paseaba éste último fin de semana por la ciudad, portando una enorme letra "A" de color rojo, en un acto de POESIA ACCION BROSSIANO, en actitud provocativa, desafiante, deshabituadora, al mejor estilo del poeta Ricardo Carreira, que ya quisieran las chusmas del Grup "Paris Rya d' nair" poseer. Salud, poesia y buscarle una "xicota" al pobrete Tarlá. una abraçada de l'Edu Sívori Alt

J ha dit...

A mí no me importa lo que diga la gente, ni tampoco saber si son veraces o no los hechos descritos en el poema... A lo mejor me he puesto un poquito posmoderno en estos últimos años, pero vaya... Lo que sí m eimporta es lo que has escrito, y también cuando lo recitas, este poema teníamos que publicarlo completo, no sólo por la deuda pendiente que teníamos, sino porque ha sido un poema que ha dejado su huella en muchos de nosotros.
Y sobre que te paseabas con un cartel rojo y en actitud chulesca, no me cabe dudas, pero Baudalaire se paseaba con un fusil por las calles de París el 48. Un cartel rojo por lomenos no le hace mal a nadie...jejejejejeje

edusivori ha dit...

Estimado J: Nuevamente, muchas gracias por todo lo que dices. La referencia a Bodelaire y su fusil es cierta e incluso, una de las balas estaba reservada a su padrastro. Tambien es cierto que hace no mucho tiempo, tres poetas de Girona (bastante malditos por cierto)se hicieron una foto ostentando fusiles en alto(lo que no se con certeza es si eran de juguete o no). Doy por cerrado el asunto y te espero a tomarnos unos mates en mi estudio. Recibe un fraternal abrazo: Edu Sivori Alt

pistachitow De Vos ha dit...

Me encanta el modo como escribes, no sólo por el talento, que es esa facilidad que algunXs tienen para romper la barrera que hay entre las cosas que uno puede sentir y las que uno no puede expresar, sino por hacerlo de un modo tan directo, dañino, y a mi parecer, necesario en los tiempos que corremos. Enhorabuena 'el Sívori'.

EDU ha dit...

A Pistachitow De Vos:

A mi también me encanta como escribo pero más me gusta Tuñón, Gelman, Vallejo, Rimbaud y hasta Morales y Uyà, ja,ja. En cuanto al talento para ser directo, dañino... me agrada eso que dices de: "necesario en los tiempos que corremos". ES que en la vida, no solo es imprescindible saber saltar una alambrada, treparse a un árbol, saber prnder un fuego, sino también a veces, saber pegar una buena trompada, un buen "cros a la mándibula" como diria Roberto Arlt (uno de mis preferidos junto a Cortàzar). Muchas gracias por tus palabras acerca de mi poema , EDU SIVORI ALT edusivori@hotmail.com