dilluns, 25 d’octubre de 2010

ROBERTO BOLAÑO DE GIRONA


Estamos felices de anunciar a todos los amantes de la literatura y a todos quienes respetan y aprecian la figura y la obra de Roberto Bolaño, que el próximo mes de enero de 2011 se inaugurará en la ciudad de Girona, la calle que llevará su nombre: Roberto Bolaño Ávalos.

Ubicada en el barrio de Taialà, esta calle testimonia el reconocimiento público de la ciudad de Girona, a un escritor que residió en ella durante los años ochenta, y que pasó aquí -como él mismo lo testimonia en su obra- unas temporadas difíciles marcadas por la soledad y la incertidumbre económica, en donde fue su pasión por la literatura, el tesón y el trabajo tenaz, quienes le permitieron superar todas las pruebas y obstáculos. De su época en Girona, destacamos la poesía y la prosa escrita en este tiempo, así como la edición, junto a Bruno Montané, de la revista de poesía Berthe Trèpat, en la que participaron, entre varios otros, poetas como Enrique Lihn, que por la época se carteaba periódicamente con el joven Bolaño.
Próximamente, estaremos en condiciones de confirmar la fecha, el horario, el lugar y el guión del acto. Podemos adelantar, en todo caso, que se tratará de un acto cálido, abierto al público, realizado con la sola intención de rescatar la figura de Roberto Bolaño, de recordarle y expresar el cariño y el agradecimiento que nos merece, por haber concebido una propuesta literaria de semejante valor y envegadura, que ha abierto caminos para una mejor comprensión de la historia universal reciente, sobre todo a lo que se refiere al ámbito latinoamericano y occidental, y que ha gatillado, además, la obertura de nuevos puentes y canales de conocimiento entre diferentes tradiciones literarias.
Celebramos, entonces, la Calle Roberto Bolaño, afectuosamente, recordando estas palabras certeras y cumplidas del poeta: "De lo perdido, de lo irremediablemente perdido, sólo deseo recuperar la disponibilidad cotidiana de mi escritura, líneas capaces de cogerme del pelo y levantarme cuando mi cuerpo ya no quiera aguantar más. (...) Como esos versos de Leopardi que Daniel Biga recitaba en un puente nórdico para armarse de coraje, así sea mi escritura". (R.B.)
Jorge Morales.
Girona, octubre de 2010.